Asilo

Al amanecer rumian sus flemas
o las escupen para aligerar el resuello.

En el comedor ruegan al parkinson
que les deje llenar sus apetitos de pájaro.

Sobre sillas de ruedas pasean los delirios
o llevan engarzados en las muletas
sueños de veteranos de guerra.

No les sorprende ya el regaño de la monja obesa
con acento español ni la reprimenda
de su ayudante que lleva zapatos de hombre.

Guardan el deseo de regresar a casa
para ese feliz reencuentro con sus camas, sus espejos,
sus fotos y sus colecciones de llaves.

Así entretenidos, esperan la muerte.

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Rafael Escobar De Andreis

Asilo