Para Borges

Podría sacrificar la luz de los ocasos
y no ser yo ni otro en los espejos.

Sólo por el rumor saber que el mar existe
sin apreciar si los barcos van o vienen.

Me hablarían del cielo sus historias
y del verano la huída de las lluvias.

Recordar de las calles el color de las sombras
y la frescura verde de los patios.

Reconocer tu cuerpo con mis manos
que de tus labios dan razón los míos.

Guardar con celo en la urna de los sueños
el banco sol y la amarilla luna.

Si me nacieran y nunca se apagaran
dos asombrados ojos en el alma.

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Rafael Escobar De Andreis

Para Borges